¡Un niño murió!

Presidenta de la Coordinadora de Abogados del Paraguay y abogada especialista en Derecho Constitucional y Laboral

La peor violencia que estamos padeciendo es la indiferencia del estado en sus distintos niveles. A las instituciones le dan vida sus operarios; es así que todos los funcionarios públicos son parte de la “cadena de custodia” del bien común;  desde las autoridades más encumbradas hasta aquellos que motorizan el sistema desde abajo. No se trata únicamente de tener un salario: eso no es trabajar, se trata de involucrarse en el quehacer público con amor, responsabilidad, empatía… se trata de construirnos día a día.

La ineficiencia de varias dependencias del Poder Judicial y otros organismos a nivel ejecutivo se pagó con la vida de un pequeño de tan sólo 5 años; si bien su padre consumó el asesinato en el eslabón que lo permitió están involucrados varios “autores morales” a saber: la secretaría de la Niñez, la CODENI, el Juzgado de Paz, la oficina de Mediación, la Defensoría de la Niñez, el Ministerio Público, la Policía  y la lista lastimosamente suma y sigue.

Es lo que venimos denunciando hace rato “Donde todos son responsables de todo, nadie es responsable de nada”. Con impotencia asistimos el triste espectáculo de explicaciones de autoridades intervinientes que se “excusaban” diciendo “no es mi responsabilidad” “nosotros no sabíamos” y otras tristes palabras que lejos de exculparlos los definen como autores morales de este crimen atroz.

El dolor de la mamá de aquel pequeño, es el dolor de una sociedad que sucumbe ante la ineficiencia  de un estado con un rumbo errático donde sus funcionarios no tienen la más pálida idea del concepto de servicio público.

Depende de nosotros, como sociedad,  que no sigan muriendo niños, que no sigan sufriendo madres. A nosotros,  los que estamos del otro lado de esta crítica,  nos condena la INDIFERENCIA. La indignación virtual no es suficiente…Dejemos las redes sociales y salgamos a las calles a exigir un cambio de rumbo.

Ningún Comentario

Deja un comentario