Excanciller Amorim defiende vocación atlántica de Brasil en foro del Pacífico

El excanciller brasileño Celso Amorim defendió hoy en el “Diálogo de Cartagena” la vocación atlántica de su país al afirmar que esa región es prioritaria, aunque sin dejar de mirar a Asia.

Excanciller Amorim defiende vocación atlántica de Brasil en foro del Pacífico

“Brasil es un país atlántico, y como estamos más al sur, somos un país suratlántico”, dijo Amorim, que también fue ministro de Defensa, en un panel sobre la cooperación transpacífica en la reunión de Cartagena, organizada por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por su sigla en inglés) y el Ministerio de Defensa de Colombia.

En este foro que concluye hoy, los países de la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, México y Perú) examinan con los de la región Asia-Pacífico las perspectivas de cooperación e integración entre las dos orillas de ese océano.

Según Amorim, el Atlántico sur es una zona de paz y de cooperación, sin conflictos armados, y ese es un ejemplo que puede ser seguido por otras partes del planeta.

“Para tener una alianza del Pacífico que sea pacífica, quizás podamos aprender mucho del Atlántico”, manifestó en el panel en el que también participaron el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas; el exministro de Exteriores de Indonesia Marty Natalegawa y el vicesecretario de Comercio de Singapur Lee Ark Boon.

Amorim defendió además el proceso de integración del Mercosur, bloque creado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, y aseguró que tiene resultados para mostrar, aunque la atención internacional se centre actualmente en la Alianza del Pacífico.

“Pongamos las cosas en perspectiva”, dijo al señalar que el comercio entre los cuatro países fundadores del Mercosur es 2,5 veces el de los cuatro socios de la Alianza del Pacífico, si bien reconoció que esta última es una iniciativa mucho más joven.

De la misma forma argumentó que Brasil fue el año pasado el quinto receptor de inversión extranjera en el mundo y rechazó la idea de que al gigante suramericano, por tener un gran mercado interno, de casi 200 millones de personas, “no le interesa la integración”.

Según dijo, para su país el libre comercio “no es un tema mágico que genera prosperidad inmediata” sino que debe ser un instrumento para mejorar las condiciones de vida de la población.

Tras subrayar que Brasil está en el Atlántico y por su posición geográfica está muy volcado al resto de Suramérica y a África, el exministro destacó: “también nos interesa mucho Asia, no es que no estemos mirando a Asia, sino que quizás pensamos de una forma ligeramente diferente”.

“La imagen del sol que nace en el este, cruza sobre el Pacífico y se pone sobre el Atlántico, eso no corresponde a la realidad”, ilustró./EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario