UE cree que el deshielo Cuba-EEUU puede fortalecer su diálogo con la isla

Cuba y la UE concluyeron hoy su tercera ronda de negociaciones para alcanzar un acuerdo bilateral con “pasos importantes” en el capítulo de cooperación y con la expectativa de que la nueva etapa entre la isla y Estados Unidos contribuya también a “fortalecer” el diálogo entre La Habana y Bruselas.

UE cree que el deshielo Cuba-EEUU puede fortalecer su diálogo con la isla

El restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos “cambia el contexto” y es “muy positivo para Cuba, para Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y los socios regionales”, dijo en conferencia de prensa en La Habana el director general para América del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, jefe de los negociadores comunitarios, al cierre de este ciclo de diálogo.

“Una presencia más activa, más abierta de los Estados Unidos puede contribuir a fortalecer el ambiente positivo para avanzar también en nuestras relaciones”, añadió Leffler.

El funcionario comunitario opinó que, con la decisión de acercamiento a Cuba, Estados Unidos “se ha acercado un poco a la política de la UE de compromiso y acompañamiento a los procesos internos de Cuba” y dijo que ambos diálogos son complementarios y no suponen una “competición” entre Washington y Bruselas.

También recordó que la Unión Europea mantiene lazos diplomáticos con la isla desde hace 25 años y que el bloque comunitario es el segundo socio comercial de la isla y su primer inversor extranjero.

Sobre el contenido de la tercera ronda de conversaciones con La Habana, Leffler aseguró que se han logrado “pasos importantes sobre todo en el capítulo de cooperación, el más amplio e importante” del futuro acuerdo bilateral que perfilan ambas partes para superar la “posición común” que desde 1996 ha condicionado las relaciones entre el bloque europeo y la isla caribeña.

No obstante, el responsable de la UE para América admitió que todavía “queda un trabajo importante” tanto en ese ámbito de cooperación como en los capítulos de diálogo político y de comercio, que son los tres ejes del futuro acuerdo bilateral.

También queda pendiente solventar y encontrar “equilibrios” entre las diferentes “sensibilidades” e “interpretaciones” que separan a ambas partes respecto a la aplicación de los derechos humanos.

“Hablamos de eso. Son temas sensibles, no quiere decir que sea sensible hablar de derechos humanos, no. Lo que es sensible son las interpretaciones (…), la manera de implementar varios instrumentos internacionales”, dijo Leffler.

Aseguró que la UE no trata ni quiere imponer un modelo a Cuba: “Nosotros queremos avanzar en un diálogo sobre la implementación de nuestras obligaciones hacia la sociedad internacional, hacia los instrumentos internacionales”, señaló.

En líneas generales, el funcionario comunitario destacó que Cuba y la UE salen de esta tercera ronda de diálogo “con un mejor entendimiento de las posiciones, sensibilidades y ambiciones de ambos lados”.

Eso permitirá, añadió, “preparar de manera fructífera y sustancial” la próxima ronda de diálogo que se celebrará en Bruselas antes del verano.

La UE y Cuba abrieron en abril de 2014 un proceso de negociaciones para intentar un acuerdo de diálogo político y normalizar unas relaciones marcadas desde 1996 por la “posición común”, la restrictiva política del bloque hacia la isla que, de momento, sigue vigente.

Cuba es el único país de América Latina con el que el bloque no tiene un tratado bilateral.

Esa “posición común” hacia Cuba fue adoptada por la UE a iniciativa del entonces presidente del Gobierno español José María Aznar (conservador) y ha condicionado el diálogo con la isla comunista a avances democráticos y en materia de derechos humanos.

Sin embargo, esa política no ha impedido que la mitad de los países miembros del bloque comunitario hayan suscrito con Cuba en los últimos años acuerdos bilaterales de cooperación y memorandos de entendimientos para intercambios políticos. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario