FIBGAR denuncia ante la Audiencia Nacional española las atrocidades de Boko Haram

Director del Departamento Jurídico de la Fundación Internacional Baltasar Garzón

El pasado 24 de octubre de 2014, Baltasar Garzón, como Presidente de la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR), presentó ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional una denuncia contra Abubakar Shekau, líder del grupo islamista Boko Haram. La denuncia se extendía a aquellos que puedan sustituirle como cabeza en la dirección de la organización terrorista y resto de miembros que participan en su empresa de terror.

En el escrito de la denuncia se señalaba toda una retahíla de actos de terrorismo y crímenes de lesa humanidad que Boko Haram lleva cometiendo desde hace años en el norte de Nigeria y el resto de países colindantes. Si bien la existencia de la organización, cuyo nombre significa “la educación occidental está prohibida”, se retrotrae a más de una década, su repercusión mediática fue en ascenso con el aumento de sus ataques contra la población civil, las incursiones en el territorio de los Estados vecinos (Camerún y Chad) y sobre todo el recrudecimiento de los ataques integristas en todo el mundo.

El 14 de abril de 2014, casi 300 niñas fueron secuestradas en el poblado norteño de Chibok para luego ser obligadas a abrazar el Islam. Algunas fueron vendidas en mercados humanos, casadas contra su voluntad o quedaron rebajadas a la esclavitud. Aunque unas cuantas de aquellas jóvenes estudiantes consiguieron escapar de su cautiverio y volver a los poblados natales para relatar lo ocurrido, la mayoría sigue en paradero desconocido. Estas atrocidades fueron recogidas, junto con el resto de actos de terrorismo, en la denuncia presentada por FIBGAR.

La denuncia fue recibida e incoada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional de España, órgano jurisdiccional competente para atender casos de terrorismo y crímenes internacionales. Desde entonces, se ha iniciado una investigación preliminar para analizar y en su caso confirmar que la jurisdicción española puede hacerse cargo de estos delitos concretos. Desde que fue presentada en octubre, la Fundación ha solicitado que se aceptaran dos ampliaciones a la denuncia, en noviembre de 2014 y enero de 2015 respectivamente. Dichas ampliaciones recogen los últimos atentados que demuestran la actualidad y agresividad de un grupo armado completamente fuera de control.

Si bien la Jurisdicción Universal fue severamente restringida en España por medio de la Ley 1/2014 de marzo del pasado año, FIBGAR aún considera que existen razones para creer que la artillería jurídica española puede ser accionada para luchar contra la impunidad y liderar un frente internacional de búsqueda y captura de los responsables de Boko Haram. Esto es en parte gracias a la prueba de que existen claras conexiones, admitidas por sus propios dirigentes, entre Boko Haram y otras organizaciones terroristas de carácter yihadista como Al-Qaeda, en sus diferentes brazos y sucursales de terror, o el Estado Islámico (ISIS) que domina gran parte del territorio iraquí y sirio. Las declaraciones de alianza y lealtad de las que ha hecho gala Abubakar Shekau con respecto al ISIS, así como la evolución de su forma de operar, invitan a pensar que sus lazos van más allá de la simple connivencia con sus actos o su pasión e ideología común. De este modo se ha podido constatar una reciente evolución en la edición y difusión de vídeos con mensajes amenazadores por un lado, y una proliferación de ataques cada vez más violentos: sólo en la ofensiva del pasado 3 de enero por la que arrasó la ciudad de Baga, Boko Haram acabó con la vida de 2.000 personas y provocó el consecuente desplazamiento de otras 20.000.

La comunidad internacional y otras grandes organizaciones no gubernamentales se hacen eco de las continuas masacres sin que ninguna respuesta contundente haya llegado al terreno. Mientras esperan, las víctimas del norte de Nigeria siguen luchando por sobrevivir. La Fundación Internacional Baltasar Garzón pretende con su denuncia activar las herramientas que la Justicia otorga para que, más allá de detener estos ataques, que para muchos conforman crímenes de lesa humanidad, no se dé una respuesta marcada por la impunidad y que la persecución de esos presuntos criminales internacionales comience ya sin mayor dilación.

Ningún Comentario

Deja un comentario