Australia anuncia el envío de unos 300 soldados más a Irak para capacitación

El primer ministro australiano, Tony Abbott, anunció hoy que su país enviará 300 soldados más a Irak para ayudar en la capacitación de las fuerzas de seguridad en su lucha contra la milicia yihadista del Estado Islámico (EI), también conocida como Daesh.

Australia anuncia el envío de unos 300 soldados más a Irak para capacitación

“Esta decisión marca la nueva fase de la contribución australiana a la coalición internacional para interrumpir, reducir y finalmente derrotar a Daesh o EI o culto a la muerte”, dijo Abbott en una rueda de prensa en Camberra.

Si bien “hemos ralentizado el avance de Daesh, las fuerzas regulares en Irak requieren ahora el apoyo para construir su capacidad para reclamar y mantener su territorio”, agregó.

Abbott explicó que su Gobierno prepara el despliegue de los soldados cuyo número “aún debe ser definido”, aunque señaló que rondará los 300 soldados.

El nuevo envío de soldados forma parte de una misión de entrenamiento de las fuerzas iraquíes, en la que contribuye también Nueva Zelanda, cuyo Gobierno anunció la semana pasada que desplegará más de 140 militares en Irak.

El mandatario australiano indicó que se espera que esta misión de entrenamiento esté completamente operativa cuando se adopte la decisión final sobre este compromiso el próximo mes de junio, y precisó que al igual que su socio neozelandés considera que la misión durará unos dos años, con una revisión a los doce meses.

Abbott aseguró que la decisión no ha sido tomada a la ligera ya que ha sido consultada con Washington y Bagdad, y recordó que entre otros países implicados en la capacitación de las fuerzas iraquíes están Estados Unidos, España, Italia, Alemania y Holanda.

Por su parte, el jefe de las Fuerzas Armadas de Australia, Mark Binksin, dijo que las fuerzas de su país “tienen el objetivo de promover las capacidades del Ejército iraquí” y serán destinadas a unos 30 kilómetros de Bagdad.

Actualmente, unos 200 militares de las fuerzas especiales en Australia se encuentran en Irak trabajando en tareas de capacitación, aunque ninguno está implicado en operativos de combate contra el EI.

Australia también contribuye en la campaña aérea de la coalición liderada por Estados Unidos con otros 400 soldados y seis aviones Super Hornet, un Wedgetail y un KC-30A, y además ha concedido unos 16,8 millones de dólares (14,8 millones de euros) en ayuda humanitaria.

Australia participó en la invasión de Irak en 2003 como parte de la fuerza multinacional liderada por EE.UU. para derribar al régimen de Sadam Husein. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario