World Press Photo ratifica premio a fotógrafo pese quejas de un alcalde belga

La organización de World Press Photo, que concede la máxima distinción del fotoperiodismo, se ha ratificado en la concesión del primer premio de relato en la categoría temas contemporáneas al italiano Giovanni Troilo, por su trabajo sobre la ciudad belga de Charleroi, pese a una queja formal del alcalde.

World Press Photo ratifica premio a fotógrafo pese quejas de un alcalde belga

Troilo recibió en la edición de este año el prestigioso premio por su reportaje fotográfico de diez imágenes titulado “El corazón oscuro de Europa”, en el que relate diferentes situaciones en Charleroi, al sur de Bruselas.

El galardón fue objeto de una queja del alcalde de esta localidad, el socialista Paul Magnette, que el pasado 25 de febrero envió una carta a World Press Photo en la que afirmaba que el relato de Troilo era “una distorsión grave de la realidad, que socava la ciudad y a sus residentes, así como la profesión de fotoperiodista”.

Magnette quería que el jurado estudiara la posibilidad de retirar el premio atribuido al italiano por las fotos de la ciudad, que en la web de la organización se describe como una localidad que “ha experimentado el colapso de la industria, un alto desempleo e inmigración, y un resurgir de la pequeña delincuencia”.

“Sus carreteras, un día en buen estado, aparecen hoy en abandono y desoladas, con industrias que cierran, y una vegetación que crece en los antiguos polígonos industriales”, agrega el fotógrado en la descripción de su trabajo.

En respuesta a la queja formal, World Press Photo investigó sobre si el fotógrafo italiano había contravenido la ética periodística y puesto en escena su trabajo o si engañó al jurado, según aparece hoy en un comunicado publicado en su página web.

Las bases del premio exigen a los fotoperiodistas que no hagan montajes para mostrar algo que de otra manera no hubiera ocurrido de forma natural, recuerda la organización, que requirió al premiado tras aportar todos los hechos relevantes e información de fondo sobre cómo surgió su relato, cómo lo ejecutó y cómo entró en el concurso de este prestigioso premio.

World Press Photo concluyó que “no hay motivos para dudar de la integridad del fotógrafo a la hora de hacer su trabajo. No se han descubierto hechos engañosos en la información sobre la captación que se puso a disposición del jurado”, señala el comunicado.

“Como resultado, el premio a Giovanni Troilo sigue en pie en el concurso fotográfico de 2015”, señala la organización.

Troilo explicó que su trabajo es, por encima de todo, “una visión realista de una ciudad por parte de un fotógrafo que la conoce muy bien”, a través de su familia, que ha vivido en Charleroi durante 65 años y que para él “es también una metáfora para hablar de la crisis de identidad europea”.

A su juicio, representar a la que ha denominado “La ciudad negra”, una localidad cercana a Bruselas y que sufrió los efectos devastadores de la desindustrialización a nivel social y en el plano laboral, “simboliza el conjunto de Europa”.

Las casas adosadas que muestra el fotógrafo en una de las imágenes de Charleroi, típicos de una ciudad industrial, “acogen a una población muy diversa, que coinciden bajo el mismo techo de oportunidades laborales, solo para quedarse sin nada que compartir cuando se acabaron éstas”, explica Troilo.

Troilo aseguró que antes, durante y después de la sesión fotográfica “siempre se cercioraba y miraba en la prensa para confirmar si su visión correspondía a la realidad y verificar si ésta era parcial o particular”. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario