Red Eclesial Pan Amazónica advierte en el Vaticano contra la deforestación

La Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM) pidió hoy en el Vaticano “parar los motores” de las grandes empresas que deforestan “sin control” y que amenazan los recursos naturales y la dignidad de las poblaciones indígenas amazónicas.

Red Eclesial Pan Amazónica advierte en el Vaticano contra la deforestación

Según informó el Vaticano en un comunicado, en la reunión participaron el secretario general de Cáritas Internacional, Michel Roy, el presidente del Consejo Pontificio de la Justicia y la Paz, Peter Kodwo, y el arzobispo de Huancayo (Perú) y presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano, Pedro Ricardo Barreto.

También formaron parte el secretario ejecutivo de la REPAM, Mauricio López y, a través de videoconferencia, el presidente de la Comisión por la Amazonía de la Conferencia Episcopal de Brasil, Cláudio Hummes.

En la rueda de prensa posterior, el presidente de Cáritas, Michel Roy, pidió proteger la Amazonía, “tal vez el bosque más precioso del planeta” del saqueo y de la actividad de empresas mineras, petroleras y de gas.

“Es nuestra responsabilidad parar los motores y detenernos. Dejar de producir a cualquier coste, de saquear y destruir, dejar de expoliar tanto a los pueblos como al ambiente que les permite vivir, con su cultura y sus riquezas humanas”, sostuvo Roy.

Por su parte, Kodwo afirmó que la Amazonía es “el centro de muchos intereses” y urgió a “encontrar un modo respetuoso para la dignidad humana de gestionar los recursos naturales amazónicos y favorecer el desarrollo económico de la región”.

Un progreso que deberá hacerse “con una gobernanza inclusiva y democrática, que persiga el objetivo del bien común de la familia humana”.

Barreto, arzobispo de Huancayo, la ciudad más importante de la sierra central de Perú, se refirió a la Amazonía como “un territorio devastado y amenazado por las concesiones de los Estados a las corporaciones transnacionales”.

Alertó de “los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático”, que “ponen en grave riesgo sus tierras y el entorno natural”.

Añadió que estas prácticas “destruyen la cultura, la autodeterminación de los pueblos y, sobre todo, afectan a Cristo encarnado en las personas que lo habitan -pueblos originarios, ribereños, campesinos, afrodescendientes y poblaciones urbanas-“.

Por su parte, Hummes intervino para pedir, como presidente de la REPAM, “un cuidado responsable de toda la región y la promoción del valor integral, los derechos humanos, la evangelización, el desarrollo cultural, social y económico de su pueblo y especialmente de las poblaciones indígenas”.

La REPAM nació en septiembre de 2014 en Brasilia con ocasión de una reunión de obispos con el objetivo de proteger el territorio Amazónico, el bosque tropical más extenso del mundo que comprende seis millones de kilómetros cuadrados.

La Amazonía es compartida por Brasil (67 %), Perú (13 %), Bolivia (11 %), Colombia (6 %), Ecuador (2 %), Venezuela (1 %), Guyana Francesa (0,15 %), Surinam y Guyana. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario