La democracia cautiva

Presidenta de la Fundación Manuel Gondra

La caída de una dictadura es solo un primer paso hacia la democracia. Es largo y tortuoso el camino que queda por andar y está sembrado de sombras del pasado: corrupción, represión, injusticias y otras más.

Los hechos recientes y no tan recientes nos muestran la necesidad de enfrentar con fuerza los desafíos de construir una verdadera democracia. No digo ya como en otros tiempos “consolidar” porque tengo hoy día serias dudas sobre las estructuras que se han instalado con el nombre de “democracia”.

Los hijos y nietos de Graciela, hija mayor de Manuel Gondra, hemos creado una Fundación que lleva su nombre con el fin de contribuir desde la academia, desde el saber y la razón, a la construcción de un país mejor. Gondra fue dos veces Presidente de la República y líder de la corriente progresista del Partido Liberal. Su mirada política estuvo siempre orientada hacia las mayorías necesitadas. Su activa militancia no le impidió ser un intelectual que hablaba 13 idiomas y formó una de las más importantes bibliotecas del país. A la luz de las consecuencias producidas por la nefasta combinación de ignorancia y miseria, creemos que es la mejor forma de honrar su respetada memoria

Varios hechos de la realidad política están cayendo como pesadas piedras sobre las espaldas del pueblo honesto, que ve con impotencia la invasión del dinero sucio en el sistema electoral. No es casual que los gobiernos conservadores y corruptos destinen tan pocos recursos a la Educación y a la Salud. Un pueblo con hambre, un pueblo ignorante es mucho más fácil de ser atropellado en sus derechos fundamentales sin poder reaccionar.

El sistema democrático no es perfecto pero es lo mejor que se conoce hasta hoy. Al parecer ha llegado la hora de buscar mecanismos de corrección que garanticen la legitimidad de su aplicación en el terreno.

Democracia es gobierno del pueblo, que manifiesta su voluntad a través del voto universal e igualitario. Se supone que todas y todos somos iguales. Un hombre o una mujer equivalen siempre a un voto, se trate de un erudito o un analfabeto, de un rico o de un pobre. El resultado señala quien es el elegido o la elegida por la mayoría para gobernar.

Pero….funciona ésto en la cruda realidad de una sociedad tan desigual, con índices de analfabetismo tan altos y un sistema tan deficiente de salud? Un pueblo sin techo, sin tierra, golpeado sobreviviente de una larga noche dictatorial que silenció a torturas cualquier protesta? Un infierno dictatorial que compró conciencias con la extendida práctica de la corrupción?

En mi opinión….definitivamente no. Cómo lograr que la madre analfabeta de una criatura enferma no se vea tentada por el dinero de la compra de cédulas? Si ese billete puede significarle comer ese día.

Todos los sistemas son perfectibles. Nacen como respuesta a una realidad en un tiempo concreto. Pero todos son factibles de ser permeados por factores externos y negativos a lo largo de su historia y su aplicación en el terreno.  Se impone entonces que una sociedad reflexione seriamente sobre el momento político que le toca vivir. Cuáles pueden ser esos factores que se interponen sutil y no tal sutilmente, entre la voluntad popular y los elegidos gobernantes a cuyo cargo queda la nación? Que variables intervienen para pervertir el deseo de un pueblo y llevar la nave hacia un rumbo no buscado?

El dinero sucio es sin duda alguna uno de esos factores. El dinero fácil obtenido con la corrupción, que no ha costado trabajo sino complicidad en el delito, el dinero robado a las políticas públicas destinadas a los más necesitados, el dinero de las coimas que han encarecido las obras que el país demanda. Y dejo para el final, el de más nefasta influencia y cuyos efectos estamos leyendo a diario, el dinero del narcotráfico que hace aún más dura la batalla por un país digno.

Ya la Política venía devaluada como concepto al punto de ser necesario que los partidos hagan un serio mea culpa y revisión de sus errores. Ahora que estamos ante la narco-política……el panorama se presenta aún más preocupante.

 

 

Un Comentario

Virginia Torrent

Excelente artículo ! Es la cruda realidad que se vive en la mayoría de los países , en especial en aquellos en los que existen desigualdades, falta de educación y necesidades básicas no satisfechas. como dice Pérez reverte : ” La cultura es el antídoto contra la barbarie” .

Deja un comentario