Grecia pide a eurozona prorrogar el crédito y Alemania rechaza la solicitud

Grecia presentó hoy al Eurogrupo su solicitud para prorrogar hasta finales de agosto la asistencia financiera de sus socios de la eurozona, en una carta valorada por la Comisión Europea como una “señal positiva” para un posible acuerdo, pero que ha sido rechazada ya por Alemania.

Grecia pide a eurozona prorrogar el crédito y Alemania rechaza la solicitud

El ministro griego de Finanzas, Yanus Varufakis, envió al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, una misiva en la que solicita una prolongación de seis meses del “Acuerdo Marco para el Mecanismo de Asistencia Financiera”, que firmó Grecia en diciembre de 2012 con el fondo temporal de rescate de la eurozona y que ya fue prolongado en diciembre hasta el 28 de febrero.

El Grupo de Trabajo del Euro, formado por el ‘número dos’ de los ministros de Finanzas y Economía de la eurozona, analiza hoy la solicitud griega y mañana corresponderá al Eurogrupo hacer lo propio para aceptar o rechazar la petición de Atenas, en unas conversaciones que la CE avanza que serán “complejas y difíciles”.

En Berlín, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, rechazó la petición del Gobierno del primer ministro Alexis Tsipras, pues en palabras de su portavoz, Martin Jäger, “la carta de Atenas no es una propuesta de solución sustancial”.

A juicio de Alemania la petición de Tsipras “en realidad pretende una financiación puente sin cumplir las exigencias del programa”, y el portavoz señaló que ese escrito “no corresponde a los criterios acordados el lunes en el Eurogrupo”.

El Gobierno griego aclaró, por su parte, que no ha pedido al Eurogrupo una prórroga del programa de rescate con su memorando de entendimiento que recoge las condiciones acordadas con los socios, sino una extensión del crédito que respeta las líneas rojas de Atenas y, al tiempo, puede ser aceptada por los socios.

El Eurogrupo insistió el lunes en una prolongación y finalización exitosa del “programa actual” y ofreció a Atenas cierta “flexibilidad” para negociar el reemplazo de medidas que Grecia considera tóxicas para su economía y la sociedad.

Fuentes del Gobierno griego dijeron a Efe que el acuerdo de asistencia financiera tiene “otras condicionalidades” que el programa de rescate propiamente dicho.

Desde el punto de vista jurídico Grecia debía solicitar la prolongación de la disponibilidad del crédito bajo ese documento, explicaron a Efe fuentes de la eurozona.

Este acuerdo menciona a lo largo de sus 65 páginas en varias ocasiones el memorando de entendimiento y también señala que la asistencia financiera, salvo que se especifique de otra manera, se vincula al cumplimiento de las medidas establecidas y a la revisión de las instituciones.

En opinión del presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, la petición griega es una primera “señal positiva” que podría allanar el camino hacia un “compromiso razonable” en el Eurogrupo.

Una de las primeras reacciones ha llegado por parte de la secretaria general de la confederación europea de sindicatos, Bernadette Ségol, quien apeló al compromiso y pidió a Alemania que “no juegue con fuego” y al Eurogrupo que sean “realistas”.

En su carta, el Gobierno de Tsipras reconoce el acuerdo de crédito como vinculante en su “contenido financiero y procedimental” y se compromete a honrar sus obligaciones con todos sus acreedores.

También incluye la oferta del Eurogrupo de “hacer el mejor uso de la flexibilidad” contenida en el actual programa y se compromete a finalizar y revisarlo exitosamente “en base a las propuestas del Gobierno por un lado y por otro de las instituciones”.

Atenas garantiza que cualquier nueva medida que implemente en cooperación con las instituciones estará “plenamente financiada” y se “abstendrá de acciones unilaterales que menoscaben las metas fiscales, la recuperación económica y la estabilidad financiera”.

Acepta además la supervisión hasta finales de agosto de la CE y del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), sin mencionar la palabra troika.

Varufakis evita también dar una cifra para el objetivo del superávit primario (sin el pago de intereses), que Grecia quiere en principio rebajar al 1,5 % del PIB del 3 % previsto para este año.

En cambio, afirma que se acordarán condiciones mutuamente aceptables y que su aplicación, en colaboración con las instituciones, deberán servir para estabilizar la situación presupuestaria de Grecia y alcanzar unos superávit primarios “adecuados”.

Asimismo, señala que Grecia se compromete a “la estabilidad de la deuda” y a la consecución de “los objetivos fiscales para 2015”, pero “tomando en cuenta la situación económica actual”.

Atenas pide además que el compromiso con sus socios de noviembre de 2012 a aliviar la deuda griega se discuta tras la prórroga y que forme parte de un futuro acuerdo, que denomina “Contrato para la Recuperación y el Crecimiento”.

También pide a sus socios que el BCE vuelva a aceptar bonos emitidos o garantizados por Grecia en sus operaciones de refinanciación y que prolonguen la disponibilidad de los 10.900 millones de euros en bonos del fondo de rescate de la eurozona en la reserva utilizada para recapitalizar a la banca. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario