El Ultimo Héroe del Chaco

“…De día, por la ancha avenida, los jóvenes voluntarios desfilaban alegres y hermosos con sus uniformes; a su paso los orgullosos padres, madres, hermanas y enamoradas los vitoreaban con voces ahogadas por la emoción…”

– La Oración de Guerra – Mark Twain.


El pasado 6 de junio el mundo y en especial los países aliados recordaron el 70 aniversario del desembarco en Normandía, momento épico de la historia que pavimentó  la derrota del nazismo y por consiguiente la liberación de una Europa diezmada y oprimida.

Invitados especiales a la ceremonia principal realizada en la costa sur francesa fueron los veteranos sobrevivientes de aquel día clave en que 250.000 hombres desembarcaron en 80 kilómetros de playa un lluvioso día de 1944. Era francamente emocionante escuchar a los líderes mundiales expresar loas de agradecimientos a estos ancianos de 80 o 90 años quienes con lágrimas en los ojos recordaban a sus compañeros caídos y entendían que todo ese sacrificio no había sido en vano.

El Corán, el libro sagrado de los musulmanes enseña que uno de los atributos más grandes que el ser humano debe poseer es el agradecimiento ya que aún hasta el perro vagabundo  mueve la cola a quien le da de comer.

Por consiguiente la grandeza de una cultura se puede medir en la forma que es agradecida con quienes literalmente le pusieron  “el pecho a las balas…”. Y si estos aún están vivos con mayor razón.

En Estados Unidos existe un programa llamado “El Vuelo de Honor” (Honor Filght) el cual desde el año 2005 se encarga de reunir a  veteranos de guerra los cuales son embarcados en un viaje de paseo para visitar la capital Washington y recorrer tanto lugares históricos y museos, como así también aquellos levantados en homenaje a quienes participaron en conflictos bélicos especialmente el Monumento Nacional de la Segunda Guerra Mundial. Para hacer esto posible se unen tanto el aparato estatal como organizaciones no gubernamentales y el sector privado, los cuales tejen una verdadera  red de colaboración y voluntariado quienes trabajando desinteresadamente le dan algo a quienes le dieron aún más.

Ellos entienden que gracias a estos “héroes vivientes” pueden gozar en la actualidad de todos los privilegios que la libertad les otorga y que el poder tenerles aún con vida es un honor y privilegio.

Lamentablemente no sucede lo mismo en Paraguay, la desidia ha sido por decirlo menos vergonzosa principalmente de los gobiernos que desde el final de la guerra del Chaco vieron a los mal llamados “ex combatientes” como una carga y no como una oportunidad de demostrar al mundo la valentía de la raza guaraní. Con una jubilación “paupérrima” que más parece una limosna que avergüenza, estos héroes  se han mantenido con vida sufriendo una humillación tras otra, como prefiriendo mil veces volver a aquel tormentoso campo de batalla.

Recuerdo que hace más de una década tuve la oportunidad de visitar el hogar llamado “Cuartel de la Victoria”  donde vivían algunos de estos valerosos hombres y allí en una calurosa tarde de diciembre pude estrechar la mano de un veterano soldado quien podría darle cátedras de hombría y valor a cualquiera de los politiqueros que hoy en día vociferan en las cámaras del congreso paraguayo.

Algunos historiadores y corresponsales de guerra señalan que la guerra del Chaco fue y será uno de los conflictos bélicos más difíciles y sangrientos que el mundo haya visto. La geografía, el clima y los escasos recursos hicieron de ese lugar en el corazón de américa del sur, un verdadero infierno donde el haber sobrevivido se señala como un milagro.

Entonces llama poderosamente la atención que el empresariado y en especial los productores cárnicos y lácteos quienes actualmente facturan frioleras sumas de dinero en esa zona del Paraguay no hayan realizado un mínimo gesto de agradecimiento a quienes le permitieron a ellos y sus generaciones vivir y disfrutar del territorio y la libertad de trabajar en él.

Del gobierno no se puede esperar mucho principalmente este “nuevo rumbo” de Cartes quien difícilmente podrá entender el significado de las palabras: valor, agradecimiento y honor.

Mientras tanto Paraguay  y sus políticos no reconocerán que aquel cuidador de autos a quien le entregan las sobras de sus monedas es en realidad…..El Ultimo Héroe del Chaco.

 

Víctor Hugo Riquelme E.

Santiago – Chile.

Ningún Comentario

Deja un comentario